miércoles, 12 de diciembre de 2007

Gris Navideño



Se acerca la Navidad, y con ella los regalos, las luces de colores, el espumillón, las cenas, los encuentros familiares y demás barullitos típicos en estás fechas. No son estos precisamente los que más me gustan, sin embargo cuando se acercan estás fechas estoy deseando de que llegue un día gris navideño.

A ver si soy capaz de definirlo. Me gusta el típico día gris de Diciembre, sin Sol, con mucho frío, incluso esa bruma que no llega a ser niebla pero no deja asomar ni un rallo.
Disfruto mucho un día con esa sensación climatológica acercándome al centro de Madrid. Esos días los clásicos edificios de la Gran Vía toman un tono un tanto grisáceo también que se funden con el del asfalto y el cielo plomizo. Esos días los abrigos son la prenda estrella y los tonos menos coloridos. Mola mazo. Ese paseito por la calle Preciados, ese fluir de turistas enfrascados en sus compras sin mirar más arriba del primer piso donde están los locales comerciales, y perdiéndose el tono gris. Me mola observarlos. Esa tajada de bacalao en Casa Labra. Paseito por la Plaza Mayor, Ese vinillo en la Plaza la Cebada, esos Recuerdos de la C/ del Almendro donde trabajé en mis años mozos. El decimito de lotería en la C/ del Carmen, y vuelta a Callao.

Cada año, cuesta más encontrar estos días grises en Diciembre, el puñetero anticiclón ese que nos muestran todos los días en el telediario, no deja que lleguen los días grises de Navidad. Lo espero con ganas, cuando llegue, cuando haga mi paseo rutinario por el Madrid de los Austrias, para mí, empezara la Navidad.

7 comentarios:

Jordan dijo...

Lander,lo has explicado muy bien,al leerlo te da la sensacion de estar viviendo ese "dia gris",que por cierto,yo tambien lo espero.

Un abrazo lechon.

micra514 dijo...

eso.... todos al centro, y se es posible en coche particular, a ver si atascamos la gran vía. jajajajaja.

efejota dijo...

Como se nota quien es taxista y quien no.

Carlos dijo...

Paquetillo, qué bucólica que te ha quedado la entrada... Muy intimista y evocadora, llena de recuerdos y directa a la fibra sensible.

A mí esos días me ponen pelín depre, (aunque son perfectos para darle a la zapa). Prefiero la alegría de la luz del sol.

Anónimo dijo...

Cierto cierto, a la fibra sensible. Bonita entrada Lander, no son esos mis días favoritos; al igual que Carlos prefiero los días soleados, pero has transmitido perfectamente esas sensaciones.

Cuando vayas a hacer esa excursión al centro, avísame que por allí cerca queda el Cortylandia pa llevar juntos a los peques. Esa es la excusa, claro; luego vendrá el bacalaito, el vinito.....je je jeje!!!!

Un abrazote

Paquillo

Lander dijo...

Jordan verdad que tienen su punto esos días?

micra, me paría de risa cuando ví tu respuesta

efejota, blog ya

Carlos, pues estás de enhorabuena porque el puñetero anticiclón solo nos deja sol y sol.

Paco, la excursión con los peques es otro día, esta tiene que ser así en plan como mu pa uno mismo, un poco egoista.

Saludos a todos.

Txamo dijo...

Yo prefiero que llueva!