lunes, 17 de agosto de 2009

Por las cumbres del Escorial

El Sábado estuvimos andando por el monte, y me ha quedado clarito que no es lo mismo que pasear por el campo. No, no es lo mismo. ¡ Pachasco ¡
El amigo Cañamares había preparado con ilusión esta caminata que organizan en su pueblo, San Lorenzo del Escorial, que no es lo mismo que El Escorial. No, no es lo mismo… ¡Pachasco¡.
Pues allí que nos presentamos unos cuantos paquetillos, Gebre, Zero, Pardi y el anfitrión Cañamares, dispuestos a caminar por las cumbres de la zona. La travesía tiene un reglamento un tanto especial. En total, son 22 kilómetros aproximadamente, de subidas y bajadas continuas pero va dividido por varios controles intermedios, para los cuales te dan un tiempo mínimo y máximo de paso y en algunos pasos, ya te digo yo que no te sobra ná. En otros pasos sí te sobra algo de tiempo, pero para eso, ya tenía cañamares la programación perfectamente estudiada, aquí paramos a descansar y tomar unos tomatitos buenísimos de la huerta de su padre........ aquí paramos a tomar una cervecita en un bar muy “progresista” que yo conozco y tal y tal…
La organización también tiene puestos de avituallamiento con agua, de tomatitos en el alto de San Benito (no te marches de San Benito sin probar un tomatito) y de rica sandía en mitad de otra subida, que no veas como se agradece. Total, que ni nos sobró, ni nos falto, llegamos a la meta en su tiempo justo…¡Pachasco¡… 6,15’


Al llegar a la meta esta lo mejor, y lo peor. Te reciben con un plato de ensaladilla rusa, un trozo de pollo asado, una pieza de fruta y una cerveza bien fría, de lujo. Todo esto por el módico precio de cero euros, sí, sí, cero. Totalmente gratis. Lo cual me parece de mención especial tanto para los voluntarios de la organización como para el Ayuntamiento de San Lorenzo que también colabora. Mil gracias de corazón.


Peeeerooooo decía lo peor, porque te relajas, crees que has terminado con éxito tu dura caminata y no. La meta está en plena ladera de la montaña, en un lugar que la carretera más próxima está a unos veinte minutos y el pueblo donde habíamos dejado los coches a más de una hora, que después de las más de seis que ya llevábamos, pues se hizo pelín cuesta arriba, a pesar que todo era bajada al tener que descender desde los más de 1.700 metros que estaba la meta a los poco más de 1000 de San Lorenzo.


Tengo que reconocer que por pura ignorancia mía, pensaba que sería una ruta más sencilla. Tampoco había visto el perfil, solo los kilómetros. Pero sudé de lo lindo, andando por el monte se hace ejercicio y del bueno, vi mis pulsaciones en algún tramo más altas que en la mayoría de las carreras, y hoy, todavía tengo los cuadriceps como piedras.

Lo mejor, la compañía. Si yo tengo que hacer esa ruta solo, a la segunda cumbre me voy a mi casa, pero ir acompañado de un grupo de amiguetes hace que los kilómetros pasen mucho mejor, un rato charlas con uno, otro con otro. Uno suelta una tontá, el otro un chascarrillo, si te quedas atrás te esperan, así es muy fácil. La fuerza del grupo.


Terminamos casi a las 6 de tarde en una terraza de San Lorenzo tomando una de las cervezas con más ganas que he tomado, la satisfacción de haber hecho ejercicio del bueno por las cumbres del escorial y la sensación de encontrarme entre gente que merece la pena seguir sus pasos, ya sea por la montaña o por el asfalto. ¡Pachasco¡


Ilusionados saludos

Album Gebrelayos

Mi album

Himno de la paquetería por gentileza del crack Cañamares:
http://www.youtube.com/watch?v=rSPZIEHsYIw

8 comentarios:

Jose dijo...

Desde hoy pasas a formar parte como miembro de honor de la Asociación Alcarreña de Defensa del Pachasco.

En serio, si es que se puede tomar algo así, un gustazo "alcanzar la cumbre" con vosotros.

Como conclusiones para el futuro si te quieres apuntar:

- El próximo año vamos al MAM, como público a animar a estas maquinas de la paquetería.

- Hay que organizar un concurso de tiro a sobaquillo en cualquier cerro, eso sí que sea un dos mil. Con menos ya no nos conformamos

Saludos compañero montañero.

Zerolito dijo...

¡Qué pasote de excursión! :)

Mañana feliz en vuestra compañía, como no podía ser de otra manera. La únicas pegas fueron no subir a la cima de Abantos (ya dije que lo dejaba para otra ocasión) y la caminata de vuelta. Tu carita era un poema, amigacho... jaja.

Sois la mejor cordada posible, colegas montañeros. Y sí, os espero en el MAM 2010, de cualquier manera ;-)

Amig@mi@ dijo...

Las penas entre amigos, siempre se ha dicho que pesan menos...
Y las cervezas no dejan de ser amigas jaja
Besos

Cornelivs dijo...

Irradiais un buen espiritu de amistad y camaraderia.

Estupendo...!

Un fuerte abrazo, amigo Lander.

Trapatroles dijo...

Muy bueno el reportaje de la montaña, y las cervezas lo mejor entre amigos.
Saludos

German Alonso dijo...

Joder, cómo os lo montáis, que si tomatitos, que si cervecitas..., así da gusto. Por cierto ese salto a lo cabra montesa en las rocas ha quedado muy chulo en la foto. Abrazos correriles.

Lander dijo...

Gracias amig@s por pasar por aquí y vuestros comentarios

Ilusionados saludos.

Carlos dijo...

¡Qué buen día rediós!. Suelo medir el disfrute de estas cosillas por el número de imágenes que me quedan en la mente, y de esa salida tengo muchas: los tomatitos de José, el himno de José, el sombrero de José..., vale, y los ojos de José..., mirando los de la camareta de La Ventolera. Tenemos que repetir esto más a menudo, ¡pachasco!.

Abrazos para todos. ;-)