miércoles, 13 de enero de 2010

Corredor social

Corredor social.

Soy un corredor social, de fin de semana. Lo decía hoy así, sin pensar mucho. Pero parándote un poco en la frase, está llena de sentido y en mi caso, no hay duda, lo soy.

Me gusta el colorido de las carreras, los trajes de las chicas que corren, el dorsal. Eso si me anima a correr una miaja. Me gustan los ánimos del público en las carreras, me los quedo para mí, chocar las manos de los niños. Ver la cara de admiración de los paisanos con el cigarro en la boca. Me gusta cuando el municipal corta el trafico con una mano para que pasemos nosotros, los corredores. Los voluntarios ofreciéndote agua y siempre con una sonrisa y palabra de ánimo. Me gusta ir con esa sensación de mantener el ritmo, controlando la carrera, adelantar corredores. Me gusta el último kilómetro, ese cambio de ritmo, la megafonía, los arcos y los globos en la meta, el crono al fondo…

Me gusta quedar el Domingo en la casa de campo con mis amigos. El cafetito, los saludos, el rodaje entre charlas, los piques sanos entre nosotros, me gusta ese ambiente. Me gusta almorzar con ellos, los kilómetros se hacen sin sentir, pensando en el buen rato que pasaremos después. Esos entrenos disfruto mucho, los últimos kilómetros desde el Zoo de la casa de campo hasta el Lago, apretando una miaja, mola. Pero yo creo que me gusta porque voy acompañado, porque me cruzo con muchos corredores.

Me gusta que venga a mi casa los paquetes o a mi pueblo y hacer un rodaje con ellos, para luego comer y beber y reírnos, y hacer fotos, y ver a los niños como se lo pasan, y contarlo en el foro, y luego escribirlo en el blog, y releerlo.

Me gusta cuando nos quedamos a comer después de una carrera todas las familias, oler el humo del cigarrito del sabio Uros, y recordar los cronos de Maratoniano, y las clases de atletismo de Malagueta, las “disputas” de los Jordan, me gusta escuchar al maestro Velayos y aprender con las lesiones de equis. Me mola sentirme motivado por el cascarrabias del loco o aprender historia Romana con Darht, las grandes lecciones de educación con Zerolito….. esas cositas si me gustan.

Algunos rodajes solo también me gustan, en algunos sí encuentro ese rato de soledad que también mola. Pero pocos. Solo, me acochino, bajo el ritmo, me falta motivación y disfruto mucho menos.

Soy un corredor social, de fin de semana…… y que?





9 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

Vuelvo a decirte lo mismo de antes :
ME ENCANTA VERTE ASÍ DE FELIZ.
¿¿te das cuenta de que esa aficción tuya reparte buen humor y alegría en todo lo demás de tu vida??
No hay como hacer lo que a uno le gusta.
Un abrazo Lander.

Jordan dijo...

Que gozada,no te has dejado nada,ojala siga siendo a si muchos años..

Un abrazo.

Fer dijo...

Pues claro que sí.
Slds

Eva Gloria dijo...

Hola Lander, hace mucho que no escribo ni siquiera en mi blog, ni nos vemos mucho, pero es cierto lo que dices, cuando empecé a correr no conocía casi a gente, y ahora también yo busco correr en compañía, mucho más agradable que sola, pero qué difícil es encontrar los ritmos, la compañía y el tiempo necesario...

Saludos
Eva

Cornelivs dijo...

Me gusta tu post, amigo. Y te doy mi mas sincera enhorabuena por ese ambiente sano.

Es envidiable, en el buen sentido lo digo.

En mi caso, yo soy un corredor (mejor, aprendiz de corredor, ya sabes que voy poco a poco, aunque cada dia mas) solitario, casi siempre voy solo porque ninguno de mis amigos se anima a correr...!

:(

Un abrazo.

Grimo runner dijo...

Lo confieso yo también soy un corredor social. Me uno a tu cofradía o secta o lo que sea. Un abrazo hermano.

Cornelivs dijo...

http://cornelivs.blogspot.com/2010/01/1-aniversario-del-manifiestro-por-la.html

Imposible detenerme, amigo. En el enlace de arriba encontrarás mas información.

Cuento contigo.

Gracias por anticipado y un enorme abrazo.

Anita G. dijo...

Coleguita... ¿Y qué si eres un corredor social? ¡¡¡Olé tus "güevos"!!!

Carlos dijo...

Amosnomejodas..., ¿pues no me ha emocionao el tío?.

En esta vida, (con muchos matices, lo admito), cada uno tiene lo que se merece, y si tu casa siempre está llena será por algo, ¿no?. Ya te digo yo porqué, tienes un don envidiable: eres un manantial de buen rollo. Así que sigue siendo así amigo, que hace falta mucha gente como tú en este mundo.

Un abrazo. ;-)