martes, 17 de agosto de 2010

Cumbres escurialenses 2010

Poco antes de las 8 de la mañana, ya estábamos un puñado de locuelos tomando café con churros en la plaza de los jardincillos, a pocos metros del monasterio de San Lorenzo del Escorial, con tanta ilusión como sueño en nuestros rostros, llenos de energía positiva y dispuestos a pasar una mañana por la montaña.
Algunos ya teníamos la experiencia de haberla hecho el año pasado, pero este año el reto era mayor, después de salir con alegría de las 6 horas en Fresnedillas, el amigo cañamares nos animaba a participar con nuestras mujeres en la travesía de las cumbres escurialenses, y éstas chicas que no se les pone nada por delante aceptaron el reto quizá si, con un punto de locura, pero amigos, que sería sin ese puntito de locura de la vida. Seguro menos vida.
Yo sí, la había hecho el año pasado, pero solo me acordaba de lo bueno, del pollo asado, la ensaladilla y lo fresquitas que tienen las cervezas al final de la prueba. Somos así, por suerte rápidamente desechamos de la mente los malos momentos, esas duras subidas, esos riscos por los que a veces parece muy difícil superarlos, o el agotamiento al que las rampas te van sometiendo y dejando sin resuello.
Como hemos tenido dos semanas sin el Tiki, al final decidimos hacerla y para ello, había que preparar mínimamente la prueba. Hemos salido tres o cuatro días estas dos semanas un par de horas aproximadamente cada día, para acostumbrar una miaja a nuestras piernas, ya que aunque no me acordaba de todo lo malo, si recordaba que era un cita exigente. Ha sido fundamental para poder terminarla con éxito.
El recorrido es casi circular, saliendo de San Lorenzo, hay que subir y bajar cinco picos, y en cada uno de ellos tienes un control horario, donde no te puedes pasar un determinado tiempo, eso es lo que hace la carrera exigente, como siempre el crono, el reloj, maldito tiempo. Primer control, pico del Tercer Ermitaño, (1.404m). para éste paso teníamos una hora y media, los primero metros los hacemos entre risas y chanzas, pero aquello pronto se pone muy cuesta arriba y todos recordamos la dureza de la prueba. Aún así llegamos al primer control gracias a las energías todavía intactas. Unos minutillos de resuello y en busca de la segunda cumbre Pico del Fraile, (1.461m) para ésta teníamos una hora como máximo, aquí ya empezamos a escuchar palabras malsonantes e improperios varios, es la zona más técnica, con grandes riscos y estrechos pasos, algunos de ellos con verdadera dificultad para gente inexperta como nosotros. Es el tramo donde te cruzas con participantes que ya vuelven y se hace duro de pelotas, pero bueno aún así llegamos con un margen de diez minutillos de sobra, que nos da tiempo a recuperar el aliento y el buen humor. Tomamos alguna fruta, nos ponemos cremita que el sol aprieta y a seguir el camino. Con la ilusión de ver abajo, muy abajo el restaurante del puerto de la cruz verde, abordamos el tercer tramo, una bajada espectacular, donde los amigos Jesús y Jorge bajan algún tramo como locos, a mí me da pánico verlos bajar así, tengo que apartar la vista. Nosotros seguimos pasito a paso, un poco por delante del grupo, porque preferíamos no perder mucho tiempo parados y hacer más paraditas pequeñas. La llegada a la cruz verde, da mucho ánimo, nos refrescamos en el baño del restaurante y tomamos una cerveza riquísima fría que nos da energía para abordar la dura subida que nos espera, Pico de San Benito. (1.628m). Salimos Lola y yo por delante, sabemos que vamos justillos y si nos quedamos fríos, luego será peor. Angel troton y Alberto van muy por delante porque ellos lo están haciendo muchos tramos corriendo, nos llaman por tlf, para ver como estamos y recordarnos que tranquilos, que ésta subida a San Benito, es la más dura, por su dureza y distancia. También me o había dicho Cañamares. A por ella. Muy despacio, poquito a poco. Falta el aire, tenemos que parar cada 20, 30 o cuarenta metros, paradita, descanso, resuello, agua. Empiezo a ver en la cara de Lola, la cara del sufrimiento, del dolor.
- No puedo más me dice. esto es un infierno
- Tranquila, muy despacio, poco a poco, al tran tran, tenemos tiempo de sobra, más despacio. Pasito a paso entre juramentos, y palabras de ánimo, vamos subiendo camino del tan odiado San Benito, que sería buena persona el hombre, pero nos acordamos de toda su familia. Por fin llegamos al pico y aunque muy justos también dentro del control. Eso nos da mucho ánimo, hemos llegado al cerro que nos dicen que es el más duro, tenemos más de la mitad, veo en su cara un puntito de satisfacción. Fichamos en el control, y sin tiempo para el descanso, comenzamos el tan esperado descenso. Nos encontramos con cañamares y nos dice que Laura ha tenido un golpe de calor y ha tenido que abandonar. Mala suerte. Y nos comenta que van a terminar, pero fuera de control, sin tiempo. Lola y yo nos miramos y decidimos que vamos a intentar seguir, después de haber hecho tanto esfuerzo para subir al San benito de los cojones, había que intentarlo, así se lo hacemos ver a cañamares y seguimos la bajada. Nos cruzamos con Jorge e Isabel, Jesús y Coral, saludos y palabras de ánimo. A por ello. Vamos en busca del cuarto punto de control, El Risco Alto, (1.679m) y tan alto, que duro se hizo, para este tramo tenemos nuevamente una hora y media, recuerdo que cañamares me dice que es largo pero asumible, que es más complicado el último. El cansancio va haciendo huella y los pensamientos negativos salen de vez en cuando.
- Ni un paso más, no puedo más, imposible. No vamos a llegar. Esas eran las palabras que pasaban por la mente de mi gran Lola, pero a fuerza de coraje y determinación ahí seguía, pin pan otro pasito.
-Hasta ese repecho, ahí descansamos en la sombrita, un poquito más, despacio, sin prisa, llegamos de sobra, vamos sobraos. Mentía vilmente. Lo malo era cuando pensábamos que habíamos coronado y no era cumbre, sino una curva en la montaña y había que continuar otro poco más… puffffff. Varias veces pensé que nos sentaríamos ahí en un mojón a esperar a la guardia civil. Pero no, tampoco había muchas alternativas, cuando estás ahí metido en medio de la nada, al final continuas y no se bien como, pero llegamos al cuarto punto. En este tramo creo recordar, que los voluntarios nos dieron unos trozos de sandia que nos supieron a gloria, fresquita, rica, buenísima. Tampoco nos sobro nada, justos, muy justos, recargamos agua, firma y a seguir, a por el último tramo, empiezo a pensar que podemos llegar a meta Pico de Abantos, (1.753m) Una hora, tenemos las dos y cuarto de la tarde. A las tres y cuarto podemos estar en meta, la hora de la comida del españolito medio un domingo. Bien.
- Vamos cariño, que esto es nuestro. Aprovechamos los mejores tramos de la prueba por una buena pista y en bajada para acelerar el paso una miaja, nos reímos, ahí ya sabemos que vamos a terminar, no se si en tiempo, pero terminamos seguro.
Este es nuestro terreno, aquí es donde hacemos un cambio y a mueeeteee, jajajaj a por ello, nos vamos ha felpar al micra jajajajaja. Ese pensamiento me da ganas de ponerme a trotar, pero no, tranquilos, no nos sobra ni una pizca de fuerza, tenemos que administrarlas hasta el final, hay que intentar llegar en tiempo. Por fin, empezamos a cruzarnos con gente que ya ha terminado y baja de vuelta, huele a meta, se escucha el gentío en la llegada, pero a lo lejos, vamos justos, muy justos de tiempo y de fuerzas. Además la llegada está en medio de la ladera y en subida, cojo de la mano a mi campeona y tirando una miaja de ella vemos que estamos en tiempo, que podemos conseguirlo, un último esfuerzo, y ya. Si, hemos llegado al control, a la meta, nos sellan la cartilla, justo en una hora, el tiempo exacto, de 14,13h, nos sellan a las 15,13h. Espectacular. Nos fundimos en un abrazo, que mezcla el cansancio con la satisfacción, el sudor y la emoción. Después de 6h 27’ de montaña, de dura montaña, después de 22 km de travesía con más de 2800 metros de desnivel acumulado que se dice pronto, después de pensar parar, abandonar, llamar a los bomberos para que vengan a por nosotros, después de hacer una locura, que juramos que jamás volveríamos hacer, después de ese amasijo de emociones encontradas ese abrazo sincero, esa mirada de haber sufrido juntos y tocar nuestro pequeño éxito, ese momento, no tiene precio. Gasias campeona, lo hemos conseguido. Como un longines, clok clok clok.

Un trozo de pollo y ensaladilla rusa buenísima que comemos con auténtica gula, junto con la euforia de haber conseguido el objetivo, nos devuelve la sonrisa y esos pensamientos negativos, esos juramentos en hebreo, se diluyen como un azucarillo en el café mientras sentados en el suelo disfrutamos como pocas veces de una cerveza fría, muy fría, buenísima.
Nos encontramos con Angel y Alberto que las criaturas habían llegado en 4h 30’. Felicidades campeones. Y poco después llega el resto de la paquetería, también cansados, con la sonrisa en la boca. Isabel, Pardi, Angie, Malaika. Poco después llego el gran anfitrión, Cañamares que se había quedado para acompañar a Jesús y Coral se quedaron a 20 minutillos del final por un dolor de Coral. Todos, y gracias a ellos, nosotros estuvimos ahí en la línea de salida, en una locurilla más. Gracias amigos, por engañarnos en estas cosas, por hacernos pasar una mañana de domingo, loca, difícil, emocionante, diferente. Mil gracias de corazón.

Como postre, después de comer y tomar un par de cervezas, nos quedaba la bajada hasta el pueblo, que aunque no medí, seguro que hay otros cinco kilometrillos, pero estos ya con la energía de nuevo cargada, los hicimos de charleta y contentillos. Una cerveza final en San Lorenzo de despedida y a descansar y lamer las heridas, que no han sido más que la piel un poco quemadilla por el aire y el sol de la montaña.

Ilusionados saludos


Album fotos

Album Angie

11 comentarios:

yoku dijo...

Ya puedes estar orgulloso de LaGranL. Un abrazo para los dos, champiñones.

(A ver si aprendes de su fortaleza mental, mangurrián del ranin)...

Trapatroles dijo...

Enhorabuena por terminar la ruta dura de montaña ¡que bellos paisajes!

Anónimo dijo...

Esa carrera no tiene precio. Muchísimo más importante que las cuatro horas. Enhorabuena a los dos.

uros

Amig@mi@ dijo...

Veo que sigue "la marcha"
Me alegro con vuestra alegría.
Besos

Zerolito dijo...

Enhorabuena, Lola. Has sido la Gran Campeona de estas cumbres :O . Lástima no haber podido -por poco- compartir ese pollo helado que sabe a solomillo ibérico recién hecho :)

Bueno, y a ti también, Landercito, que te lo curraste ;)

Anónimo dijo...

Pues eso yo quería pero no podía. Joder con las cuestas y me quejo de la del tirón jijii
Gracias por llevarme de la mano y no soltarla en ningún momento
Hoy te quiero un poco mas y eso bien vale un poquito de sufrimiento
Mil Gracias sin mi compañero no habría llegado.
TKM
LGL

Anónimo dijo...

En horabuena Lola,Lean que buenos son que merito tan merecido jolin que envidia sana me dais un abraso FELICIDADES..........

Cornelivs dijo...

Recien vuelto de vacaciones. Te leo con verdadero entusiasmo, amigo.

un abrazo.

Cañamares dijo...

La historia no termina aquí: estos dos corazones con patas o piernas después de recoger sus merecidas medallas por cumplir rigurosamente con los tiempos, no tienen otra ocurrencia que regalarme una medalla junto con fotografías, un sombrero y una gran alegría de tener amigos como vosotros.

Lander dijo...

Gasias amigachos, siempre se agradecen los comentarios.

Saludos.

Peques Silvestre dijo...

¡¡ENHORABUENA!! A LaGranL por realizar estan gran carrera y a tí por el pedazo de mujer que tienes cada día a tu lado.

Un abrazo y os veo pronto ;)