jueves, 7 de mayo de 2009

Viva el Barça.




… Tenía la corazonada que podía ser una noche épica, y así fue. Que alegría más grande, que bien me lo pasé, bueno, a ratos. Después de oír la primera parte en la radio, me anime a salir al bar a ver la segunda, y allí es donde está el espectáculo. Que país. Seguimos con las dos Españas, los Rojos y los Fachas, los del Madrid y los de Barsa. Odio. Ira. Mal rollo, es lo que veía en los ojos de algunos, mal llamados aficionados, de uno u otro bando. Los andaluces en ese sentido, creo que llevan mejor el pique, sano y con gracia entre béticos y sevillistas, pero en los comentarios de ayer, en esas miradas y gestos, no veía yo mucha gracia. Que pena.

Pensándolo bien, no son tantos. En general, lo pasamos bien. Yo creo que el 80% del local, cuando marco el Barsa, nos alegramos y disfrutamos de lo lindo. Pero esos cuatro gatos, llenos de odio y mala baba, hacían mucho ruido.

A los 5 minutos de terminar el partido, no quedó nadie. Todos a casita que mañana hay que madrugar. Chacho que prisas, pon la penúltima que no todos los días podemos celebrar una final en Europa.

Me acordaba de los inicios de las televisiones en este país, cuando la gente se arremolinaba en los locales públicos para ver los eventos deportivos o taurinos. No hemos cambiado tanto, incluso la corbata de Guardiola ya la hemos gastado años atrás.

Entre risas y copas, hubo tiempo para hablar de lo efímeras que son las amistades de bar, de los bebedores de fin de semana, un poquito de filosofía de bar mayormente. Y de la muerte. De las enfermedades, de la peste porcina ésta que tanto está de moda ahora y decía yo: El problema es que ahora lo que queremos es vivir 100 años. Queremos estar delgados, no tener colesterol, ni quedarnos calvos. No queremos morirnos nunca. Y eso no puede ser. Si nos contagiamos y palmamos, nos entierran y a otra cosa mariposa. ¡ uí¡ como dices eso ¿ y quien criará a tu hijo?, ¡ que locura ¡ Se asombraba mi amiga, como si fuéramos imprescindibles, como si fuéramos a vivir 100 años. No lo pongo aquí como crítica hacía mi amiga, ni mucho menos, pero sí como segunda reflexión de una noche épica, en la que el barsa se clasifico para la final de la copa de Europa mientras unos forofos se les hinchaba la vena, y otros disfrutábamos del Tiki taka, de los Iniesta Xabi o Messi y terminábamos filosofando. Apuntito estuvimos de cantar el Asturias patria querida. Mientras su marido se fue hablar con Braulio. Como en los 60… que poco hemos cambiado….






5 comentarios:

Cornelivs dijo...

Fué una noche épica.

¡¡¡el barca a la final...!!!

UN ABRAZO.

Amig@mi@ dijo...

Y yo que llegué justo al gol... jaja, creo que le di suerte. Como dice mi marido, podía haber llegado antes, jaja
Besos

Mildolores dijo...

Cagüeeeen. Bueno mira, voy a escribir para que veas que no soy de los de la mala baba, peroooo...

Vaya por delante que he vivido en Barcelona, que la considero mi segunda casa, que si tuviese que rehacer mi vida sería la Ciudad Condal la elegida sin ningún genero de dudas, que tengo muchos amigos allí, que aprendí catalán y que me encantaba hablarlo en el mercado de Cornella, donde vivía, la lástima es que aquí en Madrid se me está "esborrando" de no practicar, pero amigo Lander, con el Barça no trago, que le vamos a hacer.
Nadie es perfecto.

De todas formas, enhorabuena. Lo merecen, da gusto verles jugar.

fire dijo...

bueno amigo...yo no entiendo nada de futbol...aunque me vuelvo una forofa cuando juega la seleccion..8aun que tenga que preguntar cada dos por tres que es un fuera de jeugo o un cornel)...
pero aki en casa , y la de msi padres todos son del madrid...
mala baba....o comentarios ofensivos...los que lelvo recibiendo desde entonces por correo....de todos los barcelonistas de la familia o amigos....
te juro que los madridistas que ami me rodean son menos ruidosos...
pero bueno....es lo que te toque....supongo que habra de todo en la viña del señor...

ami me parece genial que gane al barca...
es bueno que las victorias anden repartidas...
o no?

saludos lander

German Alonso dijo...

Y es que en los bares se dicen muchas verdades. A mi también se me escandalizan cuando digo lo mismo que tú, no somos imprescindibles, ni para los hijos, ni para los padres, ni para las parejas. Una vez se ha asimilado eso la vida se ve con otros ojos y con más ganas de vivirla.

PD. Sería injusto que ganara otro que no fuera el Barça, pero me iba a reir...

Un abrazo, Germán.